El factoring como vía de financiación empresarial

Factoring sin recurso y con recurso

La financiación para las empresas es fundamental en todo su ciclo vital, en su creación, en el lanzamiento de nuevos productos, en innovación, en expansión internacional…

En la actualidad, el servicio de factoring se ha convertido en una fuente de financiación empresarial imprescindible para las sociedades. De este modo, las empresas que venden a crédito pueden realizar un anticipo del cobro de sus ventas sin necesidad de esperar 30, 60, 90 o hasta 120 días para cobrar sus trabajos. En definitiva, el proveedor podrá disponer de liquidez desde el momento en que emite la factura.

¿Qué es el factoring? Todo lo que deberías saber

La definición de factoring podría resumirse en: anticipo del cobro de facturas. Este concepto hace referencia a esto mismo, a cobrar tus ventas de forma anticipada sin esperar a la fecha de vencimiento.

Este servicio financiero, que representa dentro de la economía de nuestro país casi un 12% del PIB, dota de liquidez a las empresas de forma inmediata. La empresa proveedora podrá cobrar desde el momento en que emite la factura, sin importar el medio ni el plazo de pago pactado con su cliente.

El emisor/proveedor realiza una cesión de crédito a una empresa financiera, en este caso a Pagaralia. Esto significa que el cliente debe pagar su deuda al vencimiento al nuevo beneficiario del crédito, la financiera, después de que ésta adelante el cobro al emisor a cambio de unos intereses por el anticipo.

A continuación, detallamos las características del factoring de Pagaralia:

  • Atención personalizada.
  • Cobro inmediato.
  • No suma CIRBE.
  • Gastos financieros deducibles.
  • Máxima agilidad en el pago de las operaciones.

Origen e historia del descuento de facturas

Nos trasladamos al siglo XVII para conocer el origen del factoring. Las dificultades de cobro en este siglo en las relaciones manufactureras entre Inglaterra y EEUU, provocaron que empresarios norteamericanos adelantaran estos cobros asumiendo el riesgo comercial, y es aquí donde nace el actual servicio de factoring.

Hoy, es uno de los servicios más demandados para la financiación de circulante de las empresas y se ha convertido en un instrumento indispensable para muchas compañías. Actualmente, a pesar de que se trata de un servicio nació en EEUU, Europa realiza la mayor parte de los contratos.

¿Cómo funciona el factoring y quiénes intervienen?

El factoring es un servicio ágil y sencillo para financiar el circulante de tu empresa. Si has decidido anticipar el cobro de tus ventas para conseguir liquidez inmediata, a continuación te indicamos los pasos a seguir:

  1. Contactar con la empresa financiera para informarte más sobre el servicio y las condiciones del mismo.
  2. Facilitar copia de la factura o facturas que desees anticipar.
  3. En unas horas te contactará un comercial para informarte de la viabilidad de la operación y de los costes de esta.
  4. Una vez aceptado y firmado el contrato, recibirás el dinero en tu cuenta en unas horas.

En una operación de factoring normalmente intervienen las siguientes partes:

  1. Empresa financiera: La que realiza el anticipo del importe de la factura al cliente.
  2. Deudor: Empresa que debe atender el pago del crédito a la fecha de vencimiento.
  3. Cedente/Proveedor: Empresa cedente de la factura a la empresa financiera, para obtener liquidez de forma inmediata.

El contrato de factoring

El contrato de factoring es el documento que se firma cuando los clientes están conformes con las condiciones del servicio para anticipar el cobro de sus ventas.
En este contrato, se expone el importe a percibir, desglosado en total de la factura facilitada menos los gastos de gestión y un porcentaje en concepto intereses.
Este documento, resume las obligaciones de cada parte. La empresa financiera facilitará el dinero a su cliente de forma inmediata, y ésta recibirá el importe íntegro por parte del deudor, que debe hacer frente al pago cuando llegue la fecha de vencimiento.

¿Qué empresas pueden beneficiarse del factoring en España?

Empresas de factoringPagaralia, como empresa de factoring, ofrece este servicio tanto a pequeñas empresas como a grandes compañías, sin importar el sector. Los beneficios para las sociedades son los siguientes:

  • Cobro inmediato: Incremento de tesorería.
  • Ahorro de tiempo y gestión de cobros.
  • Protección frente a impagados: Con la opción sin recurso en caso de incidencia o impago, la empresa de factoring asumiría la gestión de recobro.
  • Sin aumentar riesgo bancario. Mayor capacidad financiera.
  • Gastos financieros deducibles.

Pymes

Las pequeñas y medianas empresas deben diversificar sus fuentes de financiación, puesto que pueden llegar a saturar las líneas con sus entidades y no disponer de más financiación en un largo periodo de tiempo. Esto podría perjudicar el lanzamiento de nuevos proyectos y el crecimiento de su negocio.

En Pagaralia, ofrecemos el factoring como solución financiera. Queremos ver crecer tu negocio y con el descuento de facturas  puedes incrementar tu tesorería de forma inmediata.

Grandes empresas

Las grandes compañías invierten recursos en I+D+i y en el lanzamiento de nuevos productos, siempre pensando en el máximo crecimiento del negocio. Ellas también han tenido que realizar ajustes y para seguir expandiéndose, han necesitado en algún momento recursos financieros ajenos.

Si terminan el año con beneficios, pero con problemas de tesorería, deben buscar instrumentos de financiación que le permitan obtener liquidez sin aumentar su endeudamiento. Pagaralia, ante esta situación, ofrece a las grandes empresas financiación en su gestión de cobros con la mayor agilidad, para que el empresario únicamente piense en el funcionamiento su negocio.

Autónomos

La dependencia de un solo proveedor financiero puede traer problemas a los autónomos. Este grupo es de los más perjudicados cuando hablamos de acceso a financiación.

Al no disponer de cuentas anuales como las empresas, analizar el riesgo o su solvencia es más complicado. El pago a los autónomos también puede ser a un plazo determinado, si así lo pactan con sus clientes.

Para estos, resulta difícil esperar unos meses para cobrar sus trabajos pero con Pagaralia  pueden adelantar el cobro de sus ventas de forma inmediata mediante el servicio de factoring.

Pros y contras del factoraje

El factoring es un método interesante para financiarte con tus propias facturas. Es una opción que te permite obtener liquidez sin necesidad de asumir riesgos bancarios. Siempre que pensamos en contratar algún servicio, y más si es financiero, analizamos cuáles son sus ventajas y sus inconvenientes. Éstas las detallamos a continuación.

Ventajas

Las empresas que financian el circulante de su empresa mediante el factoraje, se benefician de lo siguiente:

  • Externalización de la gestión de cobro.
  • Cobro inmediato de las ventas desde el momento en que se emite la factura. Dinero en cuenta en menos de 24h.
  • Sin asumir riesgo bancario.
  • Evita posibles impagos.
  • Los gastos financieros son deducibles.

Desventajas

Los inconvenientes que podemos encontrar del servicio de factoring son limitados pero si tenemos que mencionar algunos serían las siguientes:

  1. Coste de la operación: Como todo servicio financiero conlleva un coste. Este dependerá del riesgo de la empresa deudora, y de la fecha de vencimiento.
  2. La cesión de crédito debe notificarse al deudor.
  3. Existe la probabilidad de que el deudor no acepte la cesión.
  4. La empresa financiera puede no aceptar la operación por la insolvencia del deudor.

Tipos de factoring y su clasificación

Es importante a la hora de contratar un servicio de factoring conocer todas las modalidades que existen y valorar las ventajas y las condiciones. Existen muchas variantes, según destino de las ventas y según responsabilidad en caso de impago, entre otras.

A continuación explicaremos algunos de los tipos más utilizados por las pequeñas y medianas empresas. Básicamente, todas las modalidades de factoring funcionan de forma similar, todas aportan liquidez inmediata de forma anticipada sin necesidad de esperar a la fecha de vencimiento.

Factoring sin recurso y con recurso

Si has decidido anticipar el cobro de tus facturas, debes conocer en profundidad la diferencia entre estos tipos de factoring, sin recurso y con recurso, ya que son de los más importantes a la hora de contratar el servicio. Los detallamos a continuación.

Factoraje sin recurso

En el factoring sin recurso el cedente de las facturas no asume el riesgo por impago en caso de que el deudor no proceda al pago del documento por insolvencia. La gestión de recobro recae directamente en la empresa financiera de factoring, en este caso Pagaralia.

Factoraje con recurso

El factoring con recurso consiste en aquel contrato de factoring en el que el cedente hace entrega de las facturas a la empresa de factoring, la que por su parte facilita liquidez inmediata al cedente, descontando del importe total un porcentaje en concepto de intereses y otros gastos. Si el deudor no efectúa el pago llegada la fecha de vencimiento, la empresa de factoring tendrá el derecho a reclamar directamente al cedente el importe de la factura.

Según destino de las ventas

Junto a las modalidades de factoring ya descritas anteriormente, explicaremos otras según el destino de las ventas. Es el caso del factoring nacional, de exportación y de importación.

Factoraje nacional

El factoring nacional es el más utilizado por las empresas del país a la hora de conseguir liquidez mediante sus facturas. Es un rápido método de cobrar al instante tus trabajos a crédito y esto te ayuda a cubrir necesidades de caja en momentos puntuales.

Este servicio se puede realizar si cliente y proveedor residen en el mismo país, en caso contrario, estaríamos hablando de otro tipos de factoring, el factoring de exportación o de importación.

Factoring internacional y de exportación

Esta modalidad es más común en las empresas exportadoras, como su propio nombre indica. Las empresas nacionales que venden a clientes en el extranjero, deben acogerse a esta modalidad, puesto que la empresa de factoring, mediante un corresponsal del país correspondiente, analizará a su cliente extranjero. Éste estudiará la solvencia de la empresa extranjera y decidirá si es adecuada para anticiparle el cobro. En caso contrario, se denegará la operación.

Factoraje de importación

El factoring de importación se da cuando la empresa exportadora -que solicita el factoring-reside en un país distinto a la empresa financiera (factor) a la que contrata el servicio, transmitiéndole sus derechos de cobro contra el deudor (importador) que tiene su domicilio en el país del factor.

Otras modalidades

Después de detallar las modalidades de factoring más comunes, veremos otras 3 modalidades; el factoring con anticipo y sin anticipo, y el reverse factoring.

Factoraje sin anticipo

La empresa de factoring únicamente realiza en nombre del cedente la gestión de cobro a sus proveedores. De modo que la empresa, al delegar estos trámites, ahorra en tiempo y en personal para esta gestión.

Factoraje con anticipo

En este caso, además de la gestión de cobro, el cliente obtiene financiación mediante el anticipo de las facturas cedidas a la empresa de factoring, descontados del importe total unos gastos e intereses.

Este servicio es el más demandado por las pymes y los autónomos, ya que además de ahorrarse la gestión obtienen liquidez inmediata para seguir creciendo.

Reverse factoring

El reverse factoring o también llamado confirming, es un servicio de pago adelantado a los proveedores de la empresa contratante. Mediante este servicio el cliente mejora su imagen frente a sus proveedores, dándoles la opción de anticipar el cobro de sus ventas sin esperar a la fecha de pago pactada.