La demora en los pagos de la Administración amenaza con frenar a las empresas

La Administración General del Estado (AGE) tardó una media de 36,5 días en pagar a sus proveedores en el segundo trimestre de 2014, por encima de los 27 días como promedio que se alcanzaron en el primer trimestre.

Estado eleva plazo

Según los últimos datos publicados por el Ministerio de Hacienda y Administraciones Públicas, el plazo de pago sube por encima de los 30 días que establece la Ley de Morosidad -60 días en el caso de pagos a empresas constructoras de obra civil con contrato en vigor-.

Tanto en los gastos corrientes en bienes y servicios como en las inversiones, las operaciones se pagaron con retraso y en un gran número de casos se excedió el periodo legal de pago. Estos problemas de morosidad que provocan las Administraciones Públicas con sus demoras en los pagos repercuten directamente en las pymes y los autónomos, que son quienes con más frecuencia se ven afectados.

Los datos negativos condicionan la evolución de las empresas, ya que el retraso en los pagos producido por las administraciones y las empresas de mayor tamaño en algunos casos les obliga a reducir su actividad e incluso a frenarla.

El aumento de la morosidad supone un grave problema para la tesorería de las pymes, lo que se une a la falta de financiación. Estos negocios son los que sufren las consecuencias, repercutiendo directamente en la marcha de las empresas. Para evitar estas complicadas situaciones a las que se enfrentan las pymes, Pagaralia les ofrece todas las facilidades para que se olviden de los impagados y tengan un fácil acceso a la financiación.